jueves, 25 de noviembre de 2010

CINE TERROR: EL ÚLTIMO INVIERNO

TÍTULO ORIGINAL: The Last Winter
AÑO: 2006
DURACIÓN: 101 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Larry Fessenden
GUIÓN: Larry Fessenden, Robert Leaver
MÚSICA: Jeff Grace, Anton Sanko
FOTOGRAFÍA: Magni Ágústsson
REPARTO : Ron Perlman, James LeGros, Connie Britton, Kevin Corrigan, Jamie Harrold, Pato Hoffmann, Zach Gilford, Joanne Shenandoah, Larry Fessenden
PRODUCTORA: Coproducción USA-Islandia; Antidote Films / Glass Eye Pix / Zik Zak Kvikmyndir
WEB OFICIAL: http://www.thelastwinter.net/
GÉNERO: Terror. Thriller



Dentro de mi casi obsesiva búsqueda de nuevo material de terror y ciencia ficción, ya sea de manera lícita en videoclubes o violando la ley (jajaja, con los piratas) debo decir que muchas de las ocasiones me he topado con semejantes bodrios que de vez en cuando minan mi ánimo de seguir urgando, empero hay ocasiones que dentro de tanta porquería de material salido directamente a video se pueden encontrar cosas rescatables, este es el caso de El Último Invierno, cinta que por cierto llega cuatro años retrasada a México o al menos asi parece pues en el Blockbuster donde suelo acudir a rentar, la tienen en estreno, jajaja.

Bueno el hecho es que la cinta del director Larry Fessenden me pareció atractiva primeramente por el excelente e inquietante cartel, además como protagonista esta el buenazo de Ron Perlman y por si fuera poco la historia me remitía a una de las cintas más efectivas que se han hecho, La Cosa del otro Mundo (John Carpenter, 1982).

La historia va de un grupo de trabajadores que laboran para una gran empresa petrolera en el norte de Alaska, ahí estos investigan la manera de perforar el subsuelo pues los científicos han descubierto un nuevo yacimiento del oro negro, sin embargo los hombres que habitan el pequeño complejo esperan la llegada del experto en la materia para comenzar las labores de estracción, su nombre Ed Pollack (Ron Perlman).

Solo hay un pequeño detalle, dentro del grupo de hombres hay dos personas que no pertenecen a la empresa, ellos son James Hoffman (James LeGros) y Max (Zach Gilford) los cuales estan ahí para vigilar las actividades de la misma puesto que no estan de acuerdo con las acciones del gran emporio, ya que argumentan que los actos que se cometen en ese lugar pueden dañar seriamente el ecosistema y por ende pueden desatar eventos catastróficos.

Esto causa que a la llegada de Pollack (Perlman), Max le advierta que no deben abrir el pozo petrolero pues estan empezando a suscitarse extraños acontecimientos, sin embargo y como es de esperar el rudo de Pollack hace caso omiso y prepara a los demás hombres para iniciar la misión.

Lo que sigue después es presenciar como los hombres y mujeres que se encuentran en la estación comienzan a perder la razón, desatando por ende varias muertes, pues algo fuera del complejo los comienza a acechar, al parecer es una entidad que tiene como único fin acabar con los que traten de abrir el mentado pozo petrolero. Ahora atrapados, sin luz, sin calefacción y sin comunicación, Pollack y James tendrán que tratar de conseguir ayuda para salvar a los pocos que quedan con vida (o cuerdos) internándose en la espesa nieve,  la cual dicho sea de paso  invade kilómetros de tierra a la redonda.

Con este argumento el director Larry Fessenden nos entrega una efectiva cinta de terror  a nivel psicológico, la cual lejos de apostar por los típicos clichés del genero decide adentrarse en el desarrollo emocional de sus personajes, motivo por el cual el terror, la incertidumbre o la locura se irán descubriendo en estos para culminar en un final un tanto inverosímil, pues cuando el presente descubre la verdadera amenaza que acecha a los hombres puede llegar sentirse un tanto decepcionados.

Sin embargo hay que decir que es loable la labor del director por tratar de crear tensión sin mostrar absolutamente nada más que grandes extensiones de nieve y en contadas ocasiones lo que parecerían entes fantasmagóricos, motivo por el cual el blanco y helado paisaje se convierte en el verdadero protagonista del film. De ahí que la historia se vuelva atrapante gracias a las solventes actuaciones del reparto, el cual encabeza un potable Ron Perlman quien funge como antihéroe de la historia, pues sus motivaciones se muestran muy humanas por lo que en ocasiones no toma las decisiones más correctas y su moral queda bastante ambigua.

Por otra parte hay que hacer mención que la cinta cuenta con un ritmo bastante pausado, motivo por el cual algunos espectadores podrían percibir como tediosa el desarrollo de la misma, además de que puede incomodar a un sector su discurso ideológico el cual hace referencia a cuestiones ambientalistas, y cómo el ser humano es culpable directo de que el medio ambiente se vaya convirtiendo en un enemigo mortal para la raza humana, empero a un servidor no le irrito tanto dicho planteamiento pues percibí este como un recurso narrativo válido. 

Digamos que El Último Invierno guarda algunas semejanzas con aquella menospreciada cinta de M. Night Shyamalan llamada El Fin de los Tiempos (2008), aunque la cinta de Larry Fessenden cuenta con la variante de los entes fantasmales, los cuales al hacer su aparición casi al final del relato logran sacar uno que otro susto.

Para finalizar debo comentar que El Último Invierno me resulto  una cinta entretenida, no  es la octava maravilla ni mucho menos, pero por tratarse de un film modesto en cuanto a su presupuesto considero que los resultados son más que gratificantes, pues ésta cuenta con buena fotografía, buenas actuaciones y buen manejo de suspense, aunque como comentaba anteriormente, el punto neurálgico de la trama puede resultar un tanto tramposo.

 

martes, 23 de noviembre de 2010

DC UNIVERSE: SUPERMAN III

TÍTULO ORIGINAL: Superman III
AÑO: 1983
DURACIÓN: 125 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR:  Richard Lester
GUIÓN:  David Newman & Leslie Newman (Personajes: Joe Shuster, Jerry Siegel)
MÚSICA: Ken Thorne & Giorgio Moroder
FOTOGRAFÍA:  Bob Paynter
REPARTO: Christopher Reeve, Richard Pryor, Jackie Cooper, Margot Kidder, Robert Vaughn, Pamela Stephenson, Annie Ross, Marc McClure
PRODUCTORA: Warner Bros. Pictures. Productores: Hermanos Salkind
GÉNERO: Ciencia ficción.




Después del sorprendente éxito que significo Superman II (1980) tanto en público como de crítica, los Saldkind no dudaron en planear la siguiente entrega del héroe volador, asi que le entregaron en bandeja de plata el proyecto al señor Richard Lester, algo de lo que se arrepentirían más tarde pues después de ver los pavorosos resultados tanto de público y sobre todo económicos, la franquicia se iría directamente al caño ¿la razón?  la nueva cinta que firmo el director inglés borraba cualquier vestigio de cordura y respeto a sus antecesoras ¿el resultado? una ridícula cinta que usa de pretexto el personaje creado por Jerry Siegel y Joe Shuster, asi como  su universo solo para hacer de este una comedieta barata con tintes camp.

Ya de entrada el espectador puede percibir la falta de seriedad de dicho film, pues el intro, donde aparecen unos cambiados créditos iniciales, así como una variación en la banda sonora que había compuesto un eficiente John Williams, nos van mostrando a un Clark Kent (Christopher Reeve) caminando bastante desenfadado por las calles de Metrópolis, mientras una serie de acontecimientos bastaste ridículos se van suscitando como si de una caricatura de Bugs Bunny se tratase, pues podemos ver el típico humor slapstick (gente golpeándose en la cara con pintura y cosas asi)   los cuales al final desencadenan una ¿catástrofe? motivo para  que nuestro superhéroe acuda al rescate.

Por lo que Clark ingresará a una caseta de fotografías instntáneas a cambiarse y emerger como Superman, sin embargo no se percatará que cuando se esta transformando la camara  se activa y se documenta todo el proceso de transformación. Motivo por el cual, cuando Superman (Reeve) sale y un niño se sorprende de verlo, el héroe recoge las fotos (donde a forma de viñetas vemos la transformación) y recorta las que delatan su identidad, las demás se las obsequia al niño, jajaja. Debo decir que la escena de la caseta de fotos me pareció un tanto original, ya que cuenta con el balance perfecto de comedia y seriedad, sin embargo por cada acierto, el film tiene infinidad de descalabros. 
 
En otro punto de la ciudad conocemos a un hombre llamado Gus Gorman (Richard Pryor), un tipo inútil que acude cada mes a recibir un apoyo gubernamental pues es incapaz de conseguir un empleo (jajajaja). Total que el día que va por su cheque, la mujer obesa y enojona que lo atiende le niega el apoyo y le da la dirección de un nuevo empleo para que Gus haga de su vida algo de provecho, jajaja.

Así pues Gus (Pryor) ingresa como empleado de informática a una empresa donde se investiga con tecnología de punta a nivel informático, sin embargo como el tipo es bastante chismoso y fisgón, ingresa a un program y sin más ni más hace una serie de operaciones para transferir varios miles de dólares a su cuenta. ¿Qué como lo logró? Pues después de haber visto esta cinta como unas cinco veces aun no puedo descubrir como el personaje de Pryor cuenta con dichos conocimientos tecnológicos pues el guión nunca lo explica, jajaja.

Al día siguiente Gus se presenta a trabajar, pero llega en un Lamborghini rojo (hágame usted el favor) y luego se sorprende de que el dueño de la empresa descubre el desfalco ¿?, por tal motivo el mandamás del emporio Ross Webster (Robert Vaughn) le manda hablar al listo de Gus, pero lejos de correrlo y mandarlo a la cárcel, este le ofrece trabajo de informático para que cree una supercomputadora con inteligencia artificial (casi como el Hal 9000, jajaja) la cual sea capaz de cambiar los climas del planeta entero, con el fin de estropear las cosechas de países tercermundistas y así  la empresa de Webster pueda tener control total del mercado y hacerse rico jajajaja.

Bueno y como Clark Kent no tiene nada que hacer decide irse de vacaciones a Smallville y pasarla bien en la reunión de exalumnos de la preparatoria, en donde se reencontrará con su viejo amor Lana Lang (Anette O´Toole). Sin embargo la tranquilidad le durará poco a nuestro despistado Clark, pues Superman será requerido para parar las catástrofes ambientales que están sucediendo alrededor del planeta.

Por tal motivo el ambicioso Ross Webster al ver que el Hombre de Acero indirectamente le hecha a perder sus planes, decide  encomendarle a nuestro superdotado Gus Gorman cree nueva kriptonita (pues la que quedaba se la termino Lex Luthor en el primer filme, jajaja). Así pues Gorman recrea el pedazo de piedra verde, pero como no encontró un elemento vital para la recreación de la letal arma, pues esta lejos de matar al último hijo de Kripton, solo hace que le aflore su lado oscuro, por lo que nuestro héroe se dedicará a realizar infinidad de travesuras alrededor del mundo, pues no se le puede llamar de otra forma a los actos que realiza el azuloso, ya que solo vemos a Superman bebiendo en un bar rompiendo las botellas de licor cuando les lanza cacahuates con su superfuerza, poniendo derecha la Torre de Pisa (jajaja) o follandose a una rubia, la cual por cierto esta de buen ver.

Y este es el argumento de Superman III, aquí no hay super villanos tratando de conquistar el mundo, no esta Lois Lane como factor existencialista en el protagonista (de hecho aparece solo cinco minutos el personaje de Margot Kidder, y se deshacen de ella enviándola de vacaciones a Hawaii), no hay un antagonista a la altura del héroe pues Richard Pryor solo se la pasa haciendo de bufón y su personaje resulta odioso, al igual que el Ross Webster de Robert Vaughn. 

De ahí que el único aspecto verdaderamente interesante en el filme de Lester sea precisamente la exploración del lado oscuro del héroe, ya que la escena del deshuesadero de autos, donde Clark Kent se enfrenta al Superman malo esta muy lograda, incluso en alguno de los diálogos, pues el héroe incluso le dice a Kent que esta harto de vivir a su sombra, ya que le resulta patético verse así mismo debajo de ese disfraz de hombre endeble y con anteojos. 

Empero y como comentaba, el guión no profundiza en estos y de vuelta apuesta por una comedia que solo hará reír a niños de menos de 10 años, así mismo es incomprensible la mala calidad en cuanto a los efectos especiales se refiere, ya que si tomamos en cuenta las ganancias que generaron las dos primeras entregas de Superman, uno infiere que al menos en este aspecto las cosas estarían al mismo nivel, pero no señores, los efectos son de tercera, incluso se pueden ver los alambres sujetando a Christopher Reeve cuando éste esta en pleno vuelo y eso no es nada, todavía no puedo sacar de mi cabeza los desdeñables efectos de Atari  que simulan un ordenador, donde un muñequito de Superman esquiva los cohetes que le envía la super computadora para destruirlo (la cual toma conciencia propia, les dije como el Hal 9000, jajaja) como pueden leer los fx son de tercer mundo y hacen que este filme parezca más un producto rodado en la Cannon.

Por si fuera poco las proezas que realiza el héroe se perciben repetitivas y no logran emocionar como en antaño, de hecho solo recuerdo una secuencia memorable y es cuando Superman rescata a Jimmy Olsen (Marc McClure) de perecer en un incendio en una planta industrial, pero de ahí en fuera no hay más que ver.

Ahora bien y viendo el bochornoso resultado del film, el respetable puede inferir que el señor Richard Donner tenía razón al no ceder ante los caprichos de los Salkind, productores que solo veían el beneficio económico y por tal motivo lo corrieron al finalizar el primer Superman, poniendo en manos de un director equivocado (Richard Lester) un proyecto que con mucho esfuerzo había levantado el primero.

Así pues, el que esto escribe considera que lo único rescatable en el trabajo de Lester es la presencia de Christopher Reeve, pues el actor sale airoso dentro de semejante esperpento fílmico, ya que se percibe comprometido con su personaje y aunque éste se ve envuelto en situaciones absurdas, nunca pierde del todo su dignidad gracias al buen quehacer del actor.


jueves, 18 de noviembre de 2010

CINE DE CULTO: MÁS NEGRO QUE LA NOCHE

TÍTULO ORIGINAL: Más negro que la noche
AÑO: 1975
DURACIÓN: 96 min.
PAÍS: México
DIRECTOR: Carlos Enrique Taboada
GUIÓN: Carlos Enrique Taboada
MÚSICA: Raúl Lavista
FOTOGRAFÍA: Daniel López
REPARTO : Claudia Islas, Susana Dosamantes, Helena Rojo, Lucía Méndez, Pedro Armendáriz Jr., Julián Pastor
PRODUCTORA: CONACINE
GÉNERO: Terror




Retomando de vuelta a la irregular industria cinematográfica mexicana, hay que comentar que no todo es tan malo como parece y como espectador ávido de cine, uno puede encontrar varias propuestas que valen realmente la pena, por tal motivo hoy toca el turno de analizar la interesantísima cinta  de un adelantado director a su época Carlos Enrique Taboada y su cinta, Más Negro que la Noche, film de terror bastante sólido, el cual aunque cuenta con varios tópicos del género (sombras aterrorizantes, atmósferas opresivas, etc)  resulta sobresaliente gracias a una efectiva dirección, puesta en escena y un reparto cumplidor (con todo y que sale Lucía Méndez, jajaja).

La historia va de una anciana llamada Susana (Tamara Garina), mujer adinerada pero solitaria que vive en una enorme casona, su única compañía es su sirvienta Sofía (Alicia Palacios) y su mascota, un negro gato llamado Becker, al cual ama de sobremanera. Desgraciadamente para la vieja mujer, sus días estan contados y muere sorpresivamente.

Después conocemos a una joven llamada Ofelia (Claudia Islas) quien vive en un departamento con varias amigas, Aurora (una guapa Susana Dosamantes), Pilar (Helena Rojo) y Marta (Lucía Méndez) con las que comparte gastos en dicha vivienda. Cierto día Ofelia (Islas) es notificada por un notario que ha sido acreedora a una herencia que le ha dejado su finada tía Susana (a la cual por cierto no visitaba mucho por el carácter tan duro que tenía la anciana) la cual consiste en la propiedad que habitaba la mujer.

Total que las chicas, emocionadas, se mudan a la casa de la tía Susana, sin embargo en un principio estas no son bien recibidas por Sofía (Palacios) la cual aunque se pone al servicio de las nuevas inquilinas siempre cuenta con una actitud defensiva.

Por tal motivo la relación entre las mujeres comienza un tanto mal, además que la presencia del gato pone peor las cosas, ya que Aurora (Dosamantes) y Marta (Méndez) perciben bastante mala vibra por parte del animal, pues las hace sentir incómodas, por lo que incluso le piden a Ofelia que se deshaga del felino, empero Sofía (la sirvienta) le comenta a estas que lo que solicitan es imposible pues Becker era lo que más amaba la tía Susana en vida, motivo por el cual ella desearía que al gato no le pasará nada.

Sin embargo la estadía de las jóvenes mujeres en la casa no será del todo tranquila, pues una a una irá descubriendo misteriosos eventos (como escuchar sollozar por las noches a la anciana o sentir pasos en los pasillos de la casa) que harán que la cordura de estas se ponga en entredicho.

Pero lo que de verdad desatará el verdadero terror y muerte será el extraño deseso de Becker, acontecimiento que hará que la anciana regrese de la muerte para vengarse de los culpables de tan trágico acontecimiento.

De verdad que el planteamiento podría resultar bastante poco original para cualquier joven espectador que haya visto  infinidad de material de horror oriental con temática de venganzas del más allá y de más productos donde los fantasmas son el eje principal de la trama, sin embargo encuentro en el film de Taboada una calidad narrativa y plástica que hacen que su trabajo se perciba fresco y honesto.

Primeramente por que encontramos una propuesta a nivel visual, ya de entrada los créditos iniciales  nos presentan a los protagonistas (la anciana,  el gato y el vínculo que estos tienen) y se pueden percibir como excelentes pues  el director aplica varios filtros a una atmosférica fotografía, con colores chillones como el amarillo, rojo o azul para dramatizar lo que estamos viendo, razón para que el espectador desde un inicio sepa que el visionado de la cinta no será nada grato y le esperan muchos sustos durante el mismo.

Por otra parte encontramos un buen manejo se suspense y algunos giros bastante efectivos (como la verdadera causa de la muerte de Becker) que harán que la historia no decaiga, gracias también a la inserción de diversas escenas que harán que el respetable salte de su asiento del susto, sobre todo con las constantes  apariciones del gato, el cual solo sirve para anunciar que su dueña esta rondando cerca. 

Basta con recordar una de las escenas más escalofriantes del film, la cual transcurre en una  biblioteca, lugar  donde trabaja Aurora (la primera víctima de la historia), aquí el director logra cargar de atmósferas lúgubres y hace que la aparición de la anciana rondando los oscuros pasillos del lugar se vuelva aterradora. Por otra parte el film destila gran erotismo gracias a sus féminas protagonistas (quienes en algunos tramos del film se pasean con ropa interior) las cuales no desentonan en sus performances, todo gracias a un correcto desarrollo de personajes por lo que sus motivaciones resultan creíbles, igualmente de que refuerzan el discurso final sobre las perversiones del ser humano. 

Sin embargo también puedo mencionar que en algunos pasajes de la historia esta se vuelve un tanto intrascendente y pesada por momentos, pues da la sensación de que no ocurre nada, sobre todo con la aparición de los personajes masculinos que interpretan Pedro Armendáriz Jr. y Julián Pastor, los cuales lejos de funcionar como  detonantes emocionales de las féminas estos solo lastran un poco el relato pues estos se perciben bastante insulsos.  

Para finalizar solo debo acotar que la cinta Más Negro que la Noche es un trabajo que vale la pena verse, pues aunque no es perfecta si logra su cometido, mantener al espectador pegado a su asiento hasta el siguiente susto, además de que se puede percibir una total honestidad por parte de su realizador, logrando que el producto se despoje de pretensiones pueriles.

martes, 16 de noviembre de 2010

Robert Rodríguez´s MACHETE

TÍTULO ORIGINAL: Machete
AÑO: 2010
DURACIÓN: 105 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Robert Rodríguez, Ethan Maniquis
GUIÓN: Robert Rodríguez
MÚSICA: John Debney, Carl Thiel
FOTOGRAFÍA: Jimmy Lindsey
REPARTO : Danny Trejo, Robert De Niro, Jessica Alba, Steven Seagal, Michelle Rodríguez, Jeff Fahey, Cheech Marin, Don Johnson, Shea Whigham, Lindsay Lohan, Cheryl Chin, Daryl Sabara, Electra Avellan, Elise Avellan, Gilbert Trejo, Tom Savini, Alicia Rachel Marek, Mayra Leal
PRODUCTORA: 20th Century Fox / Overnight Productions / TroubleMaker Studios
GÉNERO: Explotation. Gore.



La verdad es que el cine de Robert Rodríguez siempre me ha parecido divertido, en ocasiones absurdo y muchas más gratuito, pero siempre atractivo a nivel visual. Sin lugar a dudas el director texano demuestra en la mayoria de sus trabajos un amor por el viejo cine grindhouse y la explotation (como sucede con su amigo Quentin Tarantino), subgéneros que no tenían la mayor pretensión que hacer pasar un buen rato al respetable, pero que sus propias características y limitaciones se volvieron objetos de culto para un gran sector de cinéfilos.

Por tal motivo cintas como Del Crepúsculo al Amanecer (1995), Pistolero (1995), Érase una Vez en México (2003) o Planeta Terror (2007) representan de algún modo el gusto y el apego revisionista que tiene Rodríguez por el subgénero mencionado con anterioridad.

El buenazo de Steven Seagal haciendo de villano.
Es por eso también, que muchos espectadores (la mayoría adeptos al cine comercial) desconocen la basa en la que se sustenta el trabajo del realizador norteamericano y muchas de las veces  consideran el cine de Rodríguez como basura, con todo y que este tiene su propia propuesta y no solo busca homenajear sus fuentes de inspiración.

Ahora bien y para que el presente no me mal interprete debo decir que no todos los trabajos de Rodríguez estan completamente logrados (si hasta de mi héroe John Carpenter puedo reconocer cuando algún proyecto no  sale avante) y este es el caso, pues con todo y que Machete comienza de una manera descojonante conforme avanza el film, este va perdiendo fuerza hasta concluir en un cierre más normal de lo que su servidor esperaba.

Machete (Danny Trejo) y su compañero (bastante genérico por cierto, jajaja) son policías fronterizos de México que se encuentran en una misión de rescate, pues el malvado narcotraficante Torrez (Steven Seagal en el mejor papel que ha interpretado en años, no es broma) tiene secuestrada a una mujer a la que esta a punto de matar.

Machete, meditando las formas más dolorosas de eliminar a sus enemigos.
Por tal motivo nuestro malcarado héroe se dirige a toda velocidad a bordo de su patrulla ingresando a un pueblo olvidado por Dios y es recibido con ráfagas de pistola, instantes después su compañero perece cuando varios impactos de bala hacen blanco en su humanidad (les dije que era bastante genérico, jajaja).

Empero esto no detiene a Machete (Trejo) quien como es todo un cabrón se despacha a varios malazos echándoles encima su auto, motivo por el cual comienzan las amputaciones corporales y el desparramamiento de hemoglobina (genial).

Acto seguido Machete ingresa a una casa donde es atacado por más malandrines que corren la misma suerte que los otros (solo que en esta escena el héroe decapita a uno con su enorme machete) para después encontrar a la mujer en peligro, solo para darse cuenta demasiado tarde que todo ha sido una trampa que le tendió Torrez (Seagal), el cual mata a la mujer frente a el.

Pero la cosa no acaba ahí pues Torrez le tiene otra sorpresa al policía, el narcotraficante ha llevado a la esposa del incorruptible héroe para matarla frente a el,  y asi sucede, Torrez saca su catana y decapita a la mujer, mientras Machete mal herido solo puede presenciar el horrible espectáculo, acto seguido el capo saca un arma y le dispara en la cabeza.

Siempre es grato tener la  presencia de Don Johnson.
Dos o tres años después nos encontramos con que un grupo de hombres cazan por diversión a inmigrantes latinoamericanos que intentan cruzar la frontera, estos estan comandados por Von Jackson (un resucitado Don Johnson) un hombre adinerado que tiene ideas radicales sobre la migración de latinoamericanos, pues considera a estos como una plaga, peor que cucarachas, por lo que este ha forjado una especie de ejercito que elimina a los que intentan ingresar a Estados Unidos. Por si fuera poco Von Jackson esta respaldado (en secreto supuestamente) por el senador John McLaughlin (Robert de Niro pasado de rosca) quien busca reelegirse.

Por este motivo el senador John McLaughlin (de Niro) emprende una campaña bastante agresiva contra los inmigrantes, sin embargo las preferencias electorales no le favorecen, por lo que trama un plan el cual lleva a cabo su mano derecha, Michael Booth (un genial Jeff Fahey) el cual por azares del destino encuentra a un Machete desolado, que vive como inmigrante en la gran urbe  de Texas, haciendo cualquier trabajo que consiga, como cargador, jardinero, etc. para llevarse el pan a la boca.

Quien lo diría, Jeff Fahey y Robert de Niro juntos en una pelicula
El caso es que Booth (Fahey) le ofrece  a Machete un trabajito, el cual consiste en matar al senador McLaughlin en su siguiente discurso, pues supuestamente Booth esta en contra de la política de este.

Machete acepta ya que no tiene nada que perder y cuando va a realizar la operación, el héroe es traicionado y herido, además que el atentado  provoca que el senador quede como un mártir y sus preferencias electorales suban en las preferencias electorales. 

Ahora Machete, de nuevo solo, tendrá que escapar del FBI y de los hombres de Booth (quien es solo un pequeño eslavon en esta red de corrupción), para limpiar su nombre y descubrir quien esta detrás de toda esta sucia operación, claro de una manera poco ortodoxa, a la manera de Machete, o sea dejando la mayor cantidad de cadáveres por donde pase (jajajaja) haciendo a demás que los villanos se arrepientan de haberse metido con el mexicano equivocado.

Una cinta de Rodríguez no es lo mismo
 si falta el buenazo de Cheec Marin.
Como puede leer el respetable, el argumento de la cinta de Robert Rodríguez puede parecer algo enredada (como casi todos sus trabajos) sin embargo este más simple de lo que parece, ya que el realizador texano, con todo y que inserta infinidad de subtramas, tanto como personajes, realmente no profundiza mucho en estos aspectos por lo que el espectador descubre de inmediato los arcos argumentales.

Claro hasta este punto esto no molesta, recordemos que estamos viendo un producto de explotation, donde lo que menos interesa son las motivaciones de los personajes, si no la acción, la violencia y el gore descerebrado. Desgraciadamente, el mayor problema de la cinta es su aspecto ideológico, el cual muestra una postura 100 % de reprobación a los eventos que actualmente se estan dando en el país de las barras y las estrellas en el apartado de inmigración (algo muy loable).

Sin embargo esta no era la cinta para denunciarlas, ya que por un lado tenemos infinidad de personajes (todos bastante extravagantes como ya es costumbre en el cine de Rodríguez) los cuales solo sirven como motor  para detonar a la menor provocación una desenfreno de divertida y prosaica violencia. Y por otra parte encontramos situaciones muy sorprendentes y poco creíbles (Machete colgándose de las tripas de un hombre para escapar de una ventana es de las escenas más hilarantes que haya visto, jajaja y que decir de la mujer que esta en pelotas y saca de su vagina un celular ¿?) por lo que uno no termina de creerse el rollo de denuncia social que le ha querido dar su autor.

Danny Trejo a punto de partir cráneos,
hará incluso que lo visto en 300 sea juego de niños.
Empero y dejando de lado este aspecto (el cual por cierto le da unos bajones enormes de ritmo a la cinta) podemos encontrar una cinta bien facturada a nivel visual, con los encuadres y movimientos de cámara marca registrada de Rodríguez, una fotografía que remite a cintas de los setentas, una banda sonora acojonante y mucha, pero mucha acción, asi como gore a raudales.

Y uno de los aspectos más atractivos sin lugar a dudas es el reparto multiestelar con el que cuenta el film, el cual incluye por supuesto a un carismático Danny Trejo, el cual esta más que correcto como el crepuscular héroe, un Steven Seagal que se impone como el villano en turno, además de que tiene la capacidad de auto parodiarse asi mismo.

Por otra parte, un servidor agradeció la reaparición de Don Jonson, actor que aquí esta bastante desaprovechado y su personaje pudo haber dado para más, el cual incluso parece que realiza un cameo, aunque el veterano actor le pone oficio a su papel.

Y por último encontramos un correctísimo Jeff Fahey y un Robert de Niro, el cual es una caricatura de si mismo y suma a su lista otro ridículo personaje para la posteridad. De los papeles que interpretan las féminas Michelle Rodríguez, Jessica Alba y Linddsay Lohan, decir que estan ahí para mostrar su cuerpo y nada más (como debe ser jajaja).

Y para los fans también encontraremos las pequeñas actuaciones de Cheec Marin como Padre y Tom Savini como Osiris Amanpour, genial.

Para finalizar debo decir que efectivamente, Machete me entretuvo de sobremanera, por su desenfadado humor y su violencia extrema, sin embargo no era la cinta que esperaba, sobre todo después de ver el trailer que rolaba por la Internet antes de su estreno, el cual me hacia pensar que este último trabajo del director texano se asemejaría más a la excelente Planeta Terror (2007) la cual por cierto gozaba de un mensaje políticamente incorrecto. Ahora solo queda esperar el siguiente proyecto de Rodríguez, Sin City 2 (2011).

viernes, 12 de noviembre de 2010

CINE DE AUTOR: EL INFIERNO

TÍTULO ORIGINAL: El infierno
AÑO:  2010
DURACIÓN: 150 min.
PAÍS : México
DIRECTOR: Luis Estrada
GUIÓN:  Luis Estrada, Jaime Sampietro
MÚSICA: Santiago Ojeda
FOTOGRAFÍA: Damián García
REPARTO: Damián Alcázar, Joaquín Cosío, Elizabeth Cervantes, Ernesto Gómez Cruz, María Rojo, Jorge Zárate, Daniel Giménez Cacho, Salvador Sánchez, Dagoberto Gama, Isela Vega, Alejandro Calva, Christian Ferrer, José Sefami, Emilio Guerrero, Daniel Martínez, Mauricio Isaac, Edwarda Gurrola, Angelina Peláez, Zaide Silvia Gutiérrez, Silverio Palacios, Mario Almada, Gerardo Taracena, Tony Daltón, Carlos Cobos, Gabino Rodríguez, Álex Perea, Tenoch Huerta
PRODUCTORA:  Bandidos Films / IMCINE / CONACULTA / FOPROCINE / EFICINE / Bi.100 / Estudios Churubusco
WEB OFICIAL http://www.elinfierno.com.mx
GÉNERO:  Drama. Thriller . Comedia Negra


"Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa"
-El Cochiloco (Joaquín Cosío)


Recuerdo haber tenido mi primer acercamiento al cine de Luis Estrada haya por el año 1999, donde el realizador demostró por primera vez que no tenía el menor empacho en mostrar a través de su mordaz visión lo jodido que se encontraba el país en ese momento con la ya genuina cinta La Ley de Heródes, en donde su director afianzaba su tesis que en este país la única forma de sobresalir a nivel económico y obtener poder es la de transar a tu prójimo, motivo por el cual el eslogan de la cinta cerraba con broche de oro esta situación, “con La ley de Heródes o te chingas o te jodes” y se ponía en evidencia la red de corrupción de la cual estaba infectada la maquinaria gubernamental mexicana.

Siete años después, Estrada estrena su malogrado film Un Mundo Maravilloso, en donde plantea la transición de poderes entre el partido que duro más de setenta años en el poder (PRI), para entregarlo al nuevo gobierno (PAN), el cual lejos de mejorar la situación, le puso más en la madre al país en tan solo seis años gracias a una política social que solo beneficiaba a los ricos. La idea era buena, pero la ejecución del film no resulto tan redonda como  el trabajo anterior con todo y que Estrada volvió a contar con su actor fetiche, el genial Damián Alcázar.

Ahora en el año 2010 donde el ingenuo Gobierno Federal del Presidente Calderón nos trata de vender una celebración en donde se trata de recordar a los héroes que nos dieron Independencia y libertad hace ya 200 años, con el único fin de verle la cara al pueblo diciéndole que las cosas estan mejor, de nuevo Estrada se lanza a la yugular para cerrar una trilogía hasta el momento (del México Jodido, como la ha bautizado su servidor) con su nuevo trabajo, El Infierno, cinta donde el director mexicano aborda el tema del narcotráfico y el crimen organizado  de una manera cruda, mordaz y sobre todo despojado de maniqueísmos baratos (escuchas esto Fernando Sariñana).

La cinta comienza con una toma panorámica donde se nos muestra a un hombre que se despide de su madre y su hermano menor para partir a los Estados Unidos de mojado, todo con el fin de obtener mejores condiciones de vida para el y su familia. Total que este hombre llamado Benny García (Damián Alcázar) regresa a su país después de veinte años de ausencia ¿la razón? lo han deportado.

Ahora sin ningún ahorro monetario (pues lo poco que logró traerse de vuelta se lo han quitado unos ladrones y un reten de soldados que supuestamente estan para salvaguardar las carreteras) El Benny (Alcázar) llega al pueblo del cual partió hace dos décadas solo para darse cuenta que su país esta peor que cuando lo dejo, ahora hay más inseguridad, más desempleo, y lo peor es que la gente muere diariamente a manos del crimen organizado por la guerra entre el gobierno y los diversos cárteles de narcotraficantes que se pelean el territorio para traficar su producto.

Izq. El Cochiloco y El Benny (der) bendiciendo sus armas.
Total que El Benny decide trabajar de manera honesta como ayudante en una vulcanizadora de su padrino (Salvador Sánchez) sin embargo la clientela es poca y no hay muchos ingresos. Asi mismo cuando nuestro protagonista se encuentra con su madre y le pregunta por su hermano menor, esta le confiesa que su hermano ha muerto hace cinco años por andar metido en el narco.

La noticia le cae como balde de agua fría al Benny y decide ir a investigar quien y como murió su pariente, al cual se le conocía como el Diablo (Tenoch Huerta). Empero esto provocara que El Benny se vaya metiendo en problemas y se dará cuenta demasiado tarde que la única opción que tiene para sobrevivir en su entorno es la de tomar el mismo camino que su finado hermano, provocando con esto que el sujeto emprenda un viaje a los mismísimos infiernos personales, donde la muerte, las drogas, la corrupción, el sexo y la violencia serán el pan de cada día.

Como puede leer el respetable la historia que nos cuenta Estrada retoma aquel humor mordaz y en muchas de las ocasiones prosaico con la que contaba la mencionada La Ley de Herodes, claro sin perder la objetividad del discurso, y por supuesto despojándose de grandilocuencias en el mismo, motivo por el cual la cinta es toda una sátira bien construida gracias a un solvente guión el cual cuenta con una excelente construcción de personajes.

Por tal motivo, con todo y que los protagonistas representan ese cáncer social que es el narcotráfico, personajes como el del Benny (Alcázar) pero sobre todo el que interpreta un soberbio Joaquín Cosío como El Cochiloco cuentan con bastante profundidad psicológica, por lo que incluso llegan a ser entrañables con todo y que sus acciones sean 100 % reprobables. Es por eso que una de las escenas, tal vez la más reveladora del filme,  El Benny le pregunta al Cochiloco como le hace este último para matar con tanta facilidad y a sangre fría, por lo cual nuestro delincuente responde que esto es como cualquier trabajo y hay que hacer lo necesario para realizarlo pues de este depende la tranquilidad económica de su familia.

Asi mismo el director mexicano no se tienta el corazón en ilustrar de manera cruda y sin concesiones la extrema violencia que provoca la mentada guerra del Gobierno Mexicano en contra del narcotráfico, la cual dicho sea de paso esta mal dirigida pues esta ha dejado poco mas de 30 mil muertos, en tan solo tres años de gobierno del Presidente Calderón. Y aún más importante, la historia no toma bandos, por lo que solo muestra los hechos, para que el espectador decida sobre lo que esta viendo, sin embargo lo que si es indudable es que el presente se sentirá incomodo, con un mal sabor de boca.

Por tal  motivo, es aun más cruento el discurso, pues este se desarrolla en un poblado del norte del país (zona donde la violencia es la mas alta en el mismo), un pueblo donde la ley no existe y las únicas opciones que tienen sus habitantes para sobrevivir es la de emigrar a los Estados Unidos en busca del famoso american way of life o trabajar en el crimen organizado.

Sin embargo para no cargar demasiado el drama, Estrada recurre a ese humor negro y mala leche para causar en el presente una catarsis emocional a través de diversas escenas que hacen que el respetable se destornille de la risa, aunque estas en el fondo  no tengan nada de graciosas, con lo que el publico solo podrá reflexionar de lo absurdo y doloroso  de la situaciones.

Y finalmente para rematar este solvente trabajo, el realizador se arma de un excelente grupo de actores que no desentonan en sus performances por muy pequeños que estos sean, sobresaliendo la dupla Alcázar/Cosío los cuales destilan una gran química entre si, asi mismo aparecen viejos conocidos como María Rojo (como toda una verdadera matriarca), Ernesto Gómez Cruz (como jefe del Narco) el siempre imprescindible Daniel Jiménez Cacho y para sorpresa del que esto escribe, un Mario Almada en un pequeño papel (el cual ha de haber estado gustoso de que lo hayan convocado para trabajar en este film, pues el histrión/director/guionista ha trabajado por más de cuarenta años en cintas con temática sobre venganzas y narcotráfico).

Asi que no deben perderse El Infierno, ya que esta cinta tiene los suficientes adeptos plásticos (fotografía, montaje, etc.) e ideológicos para estar por encima de producciones  que solo  buscan el mero entretenimiento banal y pueril, y que desgraciadamente no aportan nada a la cinematografía nacional, además que se alza como una escalofriante radiografía de lo que pasa en México.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

CINE DE CULTO: LAS MOMIAS DE GUANAJUATO

TÍTULO ORIGINAL: Las Momias de Guanajuato
AÑO: 1972
DURACIÓN: 90 min.
PAÍS: México
DIRECTOR: Federico Curiel
GUIÓN: Rogelio Agrasánchez
MÚSICA: Varios
FOTOGRAFÍA: Desconocido
REPARTO: Santo, Blue Demon, Mil Máscaras, Elsa Cárdenas, Patricia Ferrer, Juan Gallardo, Manuel Leal, Jorge Pinguino, Carlos Suárez, Federico Curiel
PRODUCTORA: Películas Latinoamericanas S.A. Películas Rodríguez
WEB OFICIAL: ninguna
GÉNERO: Horror. Misterio.



Hoy toca el turno de revisar uno de los títulos más estrambóticos de la ya peculiar filmografía de aquel icono mundial llamado Santo el enmascarado de plata, el film al cual hago referencia es la mítica  Las Momias de Guanajuato, en donde nuestros héroes Blue Demon (Alejandro Muñoz) y Mil Máscaras (Aarón Rodríguez) se harán de la ayuda del Santo (Rodolfo Guzmán Huerta) para detener a Satán (Manuel Leal), una antigua momia que se encuentra dormida en el museo de momias que se ubica en la ciudad de Guanajuato, México.

La cual cada cien años despierta de su letargo para sembrar el caos y el terror, incitando también de su sueño a su séquito de espantosas momias, las cuales acompañaran a Satán a vengarse pues la última vez que regreso a la tierra, el Santo (por supuesto el antecesor) lo derroto y lo mando directo al mismísimo infierno.
 
La historia comienza cuando Pingüino (Jorge Pingüino, jajaja) un enano estafador y mentiroso, el cual se dedica a vender paseos guiados a los turistas, llega al museo de momias para mostrar a los presentes a estos inquietantes huéspedes, de los cuales existen diversas leyendas en cuanto a sus muertes. Para luego llegar a la atracción del lugar, la momia llamada Satán de la cual nos cuenta que esta despertará exactamente ese mismo día (jajaja que casualidad) para buscar al Enmascarado de Plata y vengarse de el.

Como es de suponer los presentes se cagan de la risa del pobre enano (y el respetable también) pues parece demasiada coincidencia que ese mismo día se cumplen los 100 años para que despierte la supuesta momia. El hecho es que los turistas abandonan el lugar y Pingüino se queda un rato en el recinto para después ser atacado por Satán (al menos en una terrorífica alucinación) por lo que nuestro pequeño amigo de inmediato corre a un bar donde tiene dos buenas amigas a las cuales contarles lo que acaba de ver.

Obviamente las damas, Lina (Elsa Cárdenas) y Alicia (Patricia Ferrer) no le creen, sin embargo como el hombre es muy insistente convence a estas de acompañarlo al cementerio para que atestigüen con sus propios ojos como es que la momia ha desaparecido. Es por eso que al llegar al lugar e ingresar al lugar Pingüino y las señoritas (????) quedan pasmados al observar que Satan ya no esta en su sitio, por lo que van inmediatamente a buscar la ayuda de Blue Demon y Mil Máscarás (quienes se encuentran luchando en la arena de la misma ciudad esa misma noche, motivo por el cual el respetable tendrá la oportunidad de presenciar un combate real de parejas entre nuestros protagonistas y otros luchadores, elemento que se usaría como artificio narrativo en cada cinta de lucha libre de los enmascarados).

Total que cuando estos le comunican a Blue Demon y Mil Máscaras lo que ha pasado, estos no creen absolutamente nada, pues consideran que este argumento es bastante descabellado. Sin embargo Satán comienza a asesinar gente al azar (bueno solo a tres desdichados), comenzando en la arena de lucha libre donde este se despacha primero a un velador, el cual, al ser atacado vacía toda su pistola al muerto viviente sin ningún resultado para después perecer cuando este le rompe el cuello con sus poderosas manos. Instantes después Satán mira el ring y recuerda como hace un siglo el Santo lo derroto (lo curioso es descubrir que la escena esta filmada en la misma arena donde ocurren los hechos actuales, con el mismo mobiliario, por lo que uno se pregunta si hace cien años ya había arenas de lucha libre, jajaja).

Asi pues y para no hacer el cuento demasiado largo, Blue Demon y Mil Máscaras se tienen que enfrentar a los muertos vivientes (claro a puro moquetazo y alguna que otra llave) pues los asesinatos de estos van en aumento, y la policia no sabe que hacer ¿que raro no?

Sin embargo sus resultados no son satisfactorios pues las momias son muy fuertes, por lo que  incluso Lina aconseja al par de enmascarados  que contacten al Santo, para que este les ayude. Pero los dos héroes no hacen caso, empero sin saberlo y para suerte de estos nuestro héroe plateado hará una escala en la ciudad de Guanajuato, pues acaba de tener una lucha en un estado cercano por lo que decide pasar la noche ahí antes de dirigirse a su otro compromiso (hay no mames, que coincidencia ¿no?, jajajaja).

Por tal motivo el Santo tendrá que entrarle al quite para ayudar a Demon y Mil Máscaras a detener la amenaza que representa Satán y su sequito de momias malditas, todo con el fin de devolver la calma y la paz al universo (bueno, al menos a la ciudad de Guanajuato, jajaja).

Como pueden leer este es el jocoso resultado de la cinta que firma un experimentado (en este tipo de cintas) Federico Curiel, la cual si analizamos puede incluso parecerse en la cuestion argumental a cintas más decepcionantes y pueriles como las que hace Stephen Sommers (La Momia Regresa o Van Helsing, jajaja) autor norteamericano que es incapaz de levantar con tanto presupuesto proyectos decentes a excepción de su primera Momia de 1999.

El punto al que quiero llegar, es que el cine del Santo con todas sus limitaciones económicas e incluso la suficiente carga de ingenuidad por parte de sus realizadores, hacen que los filmes destilen  gran honestidad, motivo para que el presente perciba filmes divertidos, entretenidos y muy jocosos, los cuales no tenían mayores ambiciones más que las de hacer pasar un buen rato al respetable.

Por tal motivo  y  en muchas de las ocasiones estos resultan bastante naif, por lo que en otros países como por ejemplo en Europa, las cintas del Santo se consideran como joyas cinematográficas, pues son catalogadas como cine surrealista mexicano, ya que los estudiosos creen que las fallas de factura tanto como argumentales de las cuales gozan son de forma intencional.

Sin embargo, también es indudable la importancia del cine de luchadores en una decadente industria cinematográfica mexicana,   ya que en muchos aspectos la saga del Santo (la más longeva incluso que la del 007) es sin lugar a dudas reflejo fehaciente de la mexicaneidad, asi como de una búsqueda de identidad de un pueblo que a través del héroe enmascarado purgaba sus carencias económicas, políticas y sociales.

Para finalizar debo decir que elegí revisar Las Momias de Guanajuato antes que otros títulos dentro de la basta filmografía del icónico luchador, pues de esta tengo recuerdos bastante gratos de mi infancia, pues era muy recurrente que las emitieran los sábados por el canal dos de Tenebrisa lo que aseguraba una tarde entretenida.

Sin embargo debo quejarme un poco de este título, pues no recordaba que el Santo solo sale en el último tercio del film para salvar el día de manera bastante facilota (con unas pistolas doradas que desintegran a las momias, casi  sacadas de la saga Star Trek, jajaja), haciendo quedar mal a sus otros dos colegas enmascarados, ¿pero que le vamos hacer? es el Santo, jajaja.

martes, 9 de noviembre de 2010

CINE DE ARTE: LA CAMBIADORA DE PAGINAS

TÍTULO ORIGINAL: La Tourneuse de pages
AÑO: 2006
DURACIÓN: 85 min.
PAÍS: Francia
DIRECTOR: Denis Dercourt
GUIÓN: Denis Dercourt, Jacques Sotty
MÚSICA: Jérôme Peyrebrune
FOTOGRAFÍA: Jérome Lemonnier
REPARTO : Catherine Frot, Déborah François, Pascal Greggory, Clotilde Mollet, Xavier De Guillebon, Christine Citti, Jacques Bonnaffé, Antoine Martynciow, Julie Richalet, Martine Chevallier, André Marcon, Arièle Buteaux
PRODUCTORA: Diaphana Films / France 3 Cinéma / Les Films à un dollar
GÉNERO: Intriga. Drama



El ser humano es un animal muy complejo por lo que muchos son los aspectos que hacen de este algo especial, de hecho su mayor virtud es la de tener un órgano llamado cerebro, el cual lo pone en ventaja a otras especies en lo que se sefiere a la cadena evolutiva.   Ahora bien, el cerebro le permite realizar varias acciones como por ejemplo crear, ya sea en el terreno artístico o científico, asi como un sin fin de acciones, pero sobre todo le ha dado la facultad de relacionarse con su prójimo, por lo cual surgen sentimientos como el amor, la amistad, la solidaridad y un largo etc. pero también le ha dado la capacidad de odiar.

¡Uy!, el odio es un sentimiento muy feo que todos tenemos (jajaja), pero que algunas personas lo expresan más que otras, es asi como esta emoción en algunas ocasiones desemboca en algo que se llama venganza, la cual dicho sea de paso y en la mayoria de los casos produce un gran placer cuando te la cobras (jajaja).

Por tal motivo el cine ha tomado este aspecto infinidad de veces y lo ha llevado a la pantalla grande, por lo que  esta cinta no es la excepción, pero dejando de lado títulos como la excelsa trilogía de la venganza de Park Chan Wook (Simpatía por el señor venganza, 2002,  Oldboy, 2003 y Simpatía por la señora venganza, 2005) o algunas meramente de explotación como Escupo sobre tu Tumba (Zarchi, 1978) por mencionar alguna, debo comentar que la cinta del director Denis Dercourt se acerca más al cine de Michael Haneke, tanto en forma como en fondo.

Aquí se nos cuenta la historia de una niña llamada Mélani (Julie Richalet) quien vive con una familia de clase media en la ciudad de Francia, su padre carnicero y su madre ama de casa le apoyan en su intento de ingresar al conservatorio, pues la pequeña tiene aptitudes para tocar el piano, motivo para que cierto día la infanta presente su examen ante varios de los más respetados maestros de esa rama.

 
Mélani entra a tocar el piano, su actitud es de concentración y comienza a hacer lo que mejor sabe dejando con un buen sabor de boca a sus sinodales, sin embargo dentro de ese selecto grupo de personas, se encuentra una mujer, Ariane (Catherine Frot) una pianista muy famosa, la cual con cierta actitud de soberbia no pone atención a la niña y en determinado momento cuando firma un autógrafo que le han pedido, hace que Mélani pierda la concentración provocando que esta ya no pueda retomar el rumbo y por ende que no sea aceptada en la escuela por el mal desempeño en su actuación.

La niña  después de esta decepción jamás volvió a tocar el piano. Unos diez años después Mélani (Déborah François) esta por concluir la universidad por lo que comienza a realizar sus prácticas en un bufete de una respetado abogado, Fouchécourt (Pascal Gregory) del cual en determinado momento logra ganarse su confianza y termina trabajando para el en tareas más personales. 

Lo que significa que el  propio Fouchécourt le  encargue la trascendental tarea de cuidar a su esposa e hijo mientras el realiza un importante viaje de negocios, esto por que su mujer sufre de depresión,  sin embargo y para sorpresa del respetable (para su servidor no tanto) resulta que la esposa es Ariane (Frot) aquella mujer que hace años trunco su sueño.

Y es en este punto de la trama donde se desvela la premisa (la cual es descubierta algo temprano) motivo por el cual el respetable infiere que no es casualidad que Mélani se halla encontrado con Ariane (aunque no se explique como ha dado con ella), además que se infieren sus verdaderas intenciones.

Motivo también para que poco a poco y de manera maquiavélica la joven se vaya ganando la confianza de la deleznable mujer, esto a través de sus conocimientos musicales, pues como Ariane no encuentra una buena asistente para cambiar las páginas de las notas cuando toca al piano, decide que Mélani le ayude, incluso con esto comienza a crearse lo que parece ser una relación más que de amistad.

Debo comentar que la cinta del director francés me entretuvo bastante, gracias a su excelente ritmo y su correcto manejo de situaciones, asi como la inserción de elementos bastante torcidos como la aplicación del sexo como vehículo de seducción y finalmente de venganza. Asi mismo y aun cuando la premisa es descubierta demasiado pronto, el realizador logra sostener el conflicto haciendo que la cinta no decaiga en ningún momento.

Esto también en parte a la excelente interpretación de sus actores, los cuales bordan sus papeles por lo que sus motivaciones y reacciones pueden percibirse creíbles. Asi mismo, es un acierto también que la cinta no se alargue demasiado y se concentre en contar lo que importa para que el presente no pierda el interés en la trama.

Y como comentaba casi al inicio, la cinta de Dercourt cuenta con elementos muy parecidos al cine de Haneke,  como la exploración de la psique del ser humano, sus motivaciones y por ende las consecuencias de sus actos, asi como la aplicación de un montaje hermoso (como la utilización de una excelente fotografía) un ritmo pausado y un final netamente pesimista. Claro sin usar la violencia explícita que el director de Funny Games (2007) aplica como recurso narrativo e ideológico a cada una de sus películas.

Asi que puedo recomendar La Cambiadora de Páginas como una solvente cinta de suspenso, la cual si bien no es muy original en su premisa, si logra mantener un buen desarrollo de la misma para que por lo menos no se vuelva un título del montón, incluso merece una oportunidad, ya que se podrían llevar una grata sorpresa. Por lo menos ya muchos directores norteamericanos quisieran realizar un film asi.